LA CABRA MAJORERA Uno de los secretos del Queso Majorero

 

¿Sabías que Fuerteventura cuenta con una raza de cabra autóctona? ¿Conoces qué tiene de especial? ¿Sabías que sus cualidades únicas son uno de los grandes secretos del exquisito sabor del Queso Majorero?

Durante vuestras vacaciones en la isla, no podéis dejar de visitar el Museo del Queso Majorero para descubrir todo lo que se esconde detrás de su exquisito sabor. Pero de momento, con la entrada de hoy, queremos hablaros un poquito más sobre una de las claves del famoso Queso Majorero. La cabra majorera.

La cabra majorera, autóctona de Fuerteventura y adaptada a su particular meteorología, aprovecha los recursos existentes de forma que las plantas endémicas de la isla conforman su dieta. Muchos de nuestros visitantes, sorprendidos ante el aspecto árido y desértico de Fuerteventura  nos preguntan ¿Pero qué come la cabra majorera? Os sorprenderá saber, que la isla cuenta al menos con 700 especies de plantas vasculares repartidas por toda la isla. Lo que ocurre es que se trata en su mayoría de arbustos de escaso desarrollo y que permanecen secos durante gran parte del año. Incluso os podemos contar, que existen al menos 12 especies de plantas endémicas de Fuerteventura, es decir, que solamente crecen de manera natural en la isla. La mayoría se encuentran en la península de Jandía, la parte sur de la isla, que es la que cuenta con una mayor biodiversidad.

La cabra majorera llegó con los primeros pobladores de la isla, desde el norte de África. En aquel momento, la isla era conocida como Maxorata y sus habitantes eran los «majos». La relación del majorero con la cabra  tiene al menos tres mil años de antigüedad. Las especiales condiciones de insularidad, dureza del territorio y las ásperas condiciones climáticas hicieron que la cabra se convirtiera en la principal fuente de sustento. Además de aprovechar su leche y su carne, con sus pieles fabricaban vestimentas y calzados, de sus tendones hilos para coser, de sus huesos agujas y con sus cueros y palos endurecidos al fuego construían arados. El cuero y el sebo derretido eran utilizados como remedio para las enfermedades y la mantequilla obtenida de la leche se aplicaba en las heridas.

Y por supuesto. Ya aquellos primeros habitantes de la isla vestidos con pieles de cabra, encontraron una manera de conservar la leche durante más tiempo, cuajándola con el estómago de los baifos (cabritos), y obteniendo así, «quesos sumamente buenos, los mejores que se conocen en estas regiones» como dejaron por escrito los conquistadores franceses en el siglo XV en «Le Canarien», la crónica de la conquista de las Islas Canarias. También los conquistadores dejaron constancia de que Fuerteventura estaba llena de cabras, destacando que había muchas más que en cualquiera de las otras Islas Canarias.

Los habitantes de la isla fueron realizando una cuidada selección desde tiempos históricos, dando como resultado un animal de gran rusticidad, muy resistente y con una gran capacidad de adaptación al medio. Lo más destacado es que la cabra majorera cuenta con unas excelentes cualidades lecheras, siendo una de las más productivas del mundo con registros lecheros de hasta 2,5 -2,8 litros de leche al día. La excelente calidad de su leche, densa, aromática y grasa, constituye uno de los secretos principales del Queso Majorero.

Así que tenemos una cabra majorera que destaca por dar gran cantidad de leche, pero además de una gran calidad, y con el mínimo mantenimiento. ¿Qué más podemos pedir? Pues resulta que además son cabras muy sanas, ya que la cabaña caprina majorera está exenta de padecer una enfermedad muy común entre las cabras como es la fiebre de malta o brucelosis.

Por todo lo que os hemos contado, podéis imaginar que la cabra majorera, es una raza muy demandada. De hecho, aunque en la Islas Canarias existen tres razas de cabra (la cabra Majorera, la cabra Palmera, y la cabra Tinerfeña) la majorera está repartida por todas las islas. También es demandada desde países de Sudamérica y del Norte de África. ¡Todo el mundo quiere cabra majorera! Pero ojo.. ¡Porque Queso Majorero solo hay uno, y solamente se produce en la isla de Fuerteventura!

Sí hablamos en términos un poco más técnicos, podemos decir que la Cabra Majorera es un animal longilíneo, subhipermétrico, de biotipo marcadamente lechero. Con capa policromada y pelo corto, cabeza grande con cuernos en forma de arco y cuello fino. Pecho profundo y espalda angulosa. Grupa ancha y cola de inserción alta dirigida hacia arriba. Miembros fuertes, largos y finos con pezuñas de color oscuro. Posee unos testículos proporcionalmente desarrollados y unas mamas de gran desarrollo, a veces exagerado en las cabras de alta producción.

Y hablando de alta producción… ¿Sabéis que la cabra majorera bate récords? Cada año, en FEAGA la Feria  de Ganadería que se celebra en la isla de Fuerteventura, se realiza un concurso de rendimiento lechero. La cabra ganadora del concurso del año 2019 dio nada más y nada menos que 12 litros de un solo ordeño.

Por último solo nos queda daros un pequeño aviso. Cuando vengáis de vacaciones a Fuerteventura, os daréis cuenta de que las cabras están en todos los rincones de la isla. Las podréis ver dentro de corrales. Las podréis ver al borde de la carretera, e incluso puede que alguna vez tengáis que parar para dejarlas pasar. Las podréis ver muy de cerca cuando vayáis al sur de la isla, especialmente en Cofete, donde parecen haberse habituado perfectamente a la presencia de los turistas, posando incluso  para las más bellas instantáneas.

En este sentido tenéis que saber que hay dos tipos de explotación extendida en la isla:

-Por un lado la explotación semintensiva, que es aquella en la que el ganado está en el corral, suele ir de paseo para desgastar las pezuñas y alimentarse de las plantas de la isla  y una vez al día se le introduce dentro de la instalación donde se procede al ordeño diario. Esta cabra, es la cabra majorera destinada a la producción de leche, con la que posteriormente se elaborará el producto estrella de la isla de Fuerteventura: el Queso Majorero. Como el  pasto en la isla depende en gran medida de las lluvias, que son bastante escasas, la alimentación se complementa con restos de zafra de los tomateros, con millo, alfalfa deshidratada y “granillo” (habas, avena, pulpas de remolacha y olivas).

-Por otro lado, la extensiva. Es la conocida como «cabra de costa» o «cabra salvaje». Se encuentra libre y repartida por toda la isla. Esta cabra no es una cabra para leche, sino cabra para producción cárnica. Pero ¡ojo! Aunque parezca que ese estado salvaje nos habla de ausencia de propietario, todas tienen su dueño, que las identifica perfectamente a través de una marca que se realiza en su oreja. Estas cabras se recogen en las «apañadas» en las que los pastores de un mismo mancomún, se reúnen para dirigir a todo el ganado de la zona hacia la «gambuesa» o corral circular, con la ayuda de sus perros bardinos majoreros y sus «latas» o lanzas de pastor.

Como veis, la cabra majorera ha jugado históricamente un papel protagonista en la vida de los habitantes de Fuerteventura, siendo en tiempos más recientes fundamental en una de las actividades económicas más destacables junto con el turismo, la ganadería.

Ahora ya sabéis un poquito más sobre la cabra majorera y su relación con los habitantes de la isla. Ahora solo os queda conocer de primera mano el Queso Majorero, reconocido internacionalmente por su excelente calidad. ¿Qué mejor lugar para descubrirlo que el Museo del Queso Majorero? ¡Os esperamos!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *